Noticias

Estás aquí:

septiembre20

Nueva Planta Piloto para la obtención de óxido de Zinc de residuos de zámak

La implantación de esta planta piloto a nivel industrial posibilitará valorizar residuos procedentes de la industria de transformación de zámak que actualmente se gestionan mediante su depósito en vertederos de seguridad, y así disminuir los costes imputados a las empresas productoras para su gestión.

 

La nueva planta piloto permitirá la valorización de residuos generados en los procesos industriales de inyección de piezas de zámak para su aplicación en productos de gran usabilidad, como la fabricación de artículos de caucho/goma y de EVA expandido y la síntesis de catalizadores para la producción sostenible de hidrógeno. No obstante, el óxido de zinc (ZnO) tiene una gran cantidad de aplicaciones en la industria farmacéutica y cosmética, la industria metalúrgica, la industria de componentes y baterías eléctricos y otras industrias manufactureras de espejos, monedas, cementos dentales, pinturas, etc. Estas industrias podrán obtener ZnO de primera calidad, provenientes de residuos industriales.

 

En la actualidad no existe ningún tipo de procesado que permita la obtención a nivel industrial de ZnO con esta procedencia residual. El reciclado de zámak se emplea normalmente para producir lingotes de segunda, generando emisiones perjudiciales a la atmósfera. Por otra parte, para las empresas gestoras resulta más rentable depositar estos residuos en vertederos controlados, por lo que se genera gran cantidad de ellos y se desperdicia el potencial aprovechamiento de los recursos contenidos en sí mismos.

 

En la actualidad, el ZnO tan sólo se obtiene de la zincita, un mineral derivado de la naturaleza. Con este proyecto, se conseguirá a partir de un residuo industrial, en planta piloto compacta, con lo que se reducirá el consumo de recursos, lo cual le permite abordar problemas ambientales de distinta naturaleza.

 

Los residuos que se van a tratar son principalmente lodos de vibrado y escorias de fundición, los cuales provienen de industrias procesadoras de zámak como la automoción, las empresas manufactureras de equipos de ingeniería eléctrica, la construcción, el mueble, los electrodomésticos, maquinaria de oficina, instrumentos de medida, juguetes, óptica, relojería y un largo etcétera.

 

Según la Asociación Europea de Fundición, la industria de transformación de aleaciones de zámak genera en Europa aproximadamente 1 millón de toneladas de residuos, principalmente en forma de lodos de vibrado y escorias de fundición. Según estimaciones realizadas para el proyecto, se podrían reducir hasta en 425.000 t/año los residuos generados, superando en cerca de 100.000 t la producción de residuos que se genera en España.

 

A estos residuos, considerados en gran parte como peligrosos, no se les otorga ningún valor económico, ya que se depositan en vertederos de seguridad. En consecuencia generan, además de los consiguientes daños medioambientales, costes adicionales para su gestión y eliminación. Estos costes, en su mayoría, son asumidos por las propias empresas productoras, que con esta actuación podrían ver reducido hasta un 35% el coste actual asociado a esta gestión.

 

Enrique Añó, co-coordinador general del proyecto, indica que los resultados de este proyecto “permitirán la reutilización de residuos industriales del sector de la transformación metálica no férrea, y disminuir así el impacto medioambiental de estos residuos así como los costes relacionados con la gestión de residuos”. Añade que “a día de hoy no hay desarrollos tecnológicos a nivel industrial que sean viables económicamente y que permitan dicha valorización, por eso es más rentable llevarlo a vertedero”. En su valorización mediante esta acción, “se podrá obtener ZnO sin causar emisiones de CO2 y su extensión en el mercado permitirá la utilización de ZnO medioambientalmente más sostenible a partir de residuos industriales”. Además indica que “una de las fases del proyecto permitirá demostrar la viabilidad del uso del ZnO obtenido en diversas aplicaciones industriales, como activador en la vulcanización del caucho, acelerador del EVA y catálisis química”.

 

Rubén Beneito, co-coordinador general del proyecto, indica por otro lado que “la utilización del ZnO obtenido mediante el proyecto GREENZO, como soporte catalítico para la producción de hidrógeno a partir de residuos etanólicos, contribuye a los objetivos de la Comisión Europea de reducción de la dependencia de los combustibles fósiles, y abre así una puerta hacia un nuevo proceso de producción de hidrógeno totalmente renovable, incluyendo el propio catalizador”. Este proyecto, que se desarrollará en 3 años, está financiado por la Comisión Europea a través del instrumento financiero LIFE13 ENV/ES/000173. La reunión de inicio del proyecto, coordinado por AIJU y participado por el centro de investigación ITQ-CSIC y las empresas WORTEUROPE y CAUCHOS KAREY, tuvo lugar el pasado 18 de junio en las instalaciones de AIJU, donde se establecieron las bases para alcanzar los objetivos propuestos.

 

Acerca de AIJU:

 
El Instituto Tecnológico del Producto Infantil y el Ocio (AIJU) se fundó en junio de 1985 a iniciativa del Instituto de la Mediana y Pequeña Industria Valenciana (IMPIVA) y del Ministerio de Industria y Energía (MINER), con el fin de apoyar el desarrollo del sector industrial juguetero. Hoy en día, AIJU ha ampliado su actividad y es referente en todos los sectores industriales de productos infantiles y ocio y ofrece servicios de alto valor tecnológico a empresas de diferentes ámbitos. Ubicada en la localidad alicantina de Ibi, AIJU es una asociación sin ánimo de lucro orientada a la investigación, el desarrollo, las innovaciones tecnológicas, el aumento de la competitividad y la mejora de la calidad. Los servicios que AIJU presta a sus más de 450 asociados se concentran en 6 áreas específicas: Gestión de la Innovación y Sostenibilidad, Consumidor Infantil y Ocio, Desarrollo de Producto y TIC, Tecnologías, Seguridad y Ensayos, Formación e Información. La Unidad Técnica donde se realizarán las tareas descritas es el de Innovación y sostenibilidad, concretamente las áreas de Medioambiente y Energía. Estas áreas tienen distintas líneas de desarrollo. Entre las relacionadas con la presente acción encontramos las siguientes:

  • Investigación, Desarrollo, Innovación y Sostenibilidad (I+D+I+S) de sistemas de tratamiento de vertidos industriales/vertido cero.
  • Investigación de procesos de reformado catalítico para la producción de hidrógeno renovable.

Entre otras, AIJU es miembro de la Plataforma Tecnológica Española de Tecnologías Ambientales (PLANETA) y la Plataforma Española del Hidrógeno y las Pilas de Combustible. A nivel europeo, AIJU es socio fundador del “New European Research Grouping in Hydrogen and fuel cells” (N.ERGHY).

 

Para más información, consulte: www.aiju.info.

  • Posted by admin
  • 6 Tags
  • 0 Comments
COMMENTS